Kiory Stores

Cómo crear URLs amigables

INICIO / SEO / Tienda online Cómo crear URLs amigables

En el tiempo que lleva el blog en activo, hemos hablado muchas veces sobre lo importante que es “caerle bien” a Google. Hacer las cosas como a el le gusta, nos favorece enormemente en el momento de atraer tráfico a nuestra página a través de buscadores.

Otro de los factores que pueden ayudar al SEO y del que nunca hemos hablado es la URL. Existen lo que se llaman URL amigables, que ayudan a que sea más fácil que los clientes nos encuentren y que los buscadores nos indexen.

Hoy hablaremos de ese tema y conoceremos un poco los estándares internacionales, ¿os apuntáis?

Qué es una URL

URL son las siglas de “uniform resource locator (localizador uniforme de recursos) y no es más que una secuencia de caracteres que permiten localizar cierto contenido en internet. Dicho de otra manera, es lo que conocemos de toda la vida como “dirección” de una página web o cualquier otro servicio que se visualice en el navegador, al cual se acceda vía internet.

URL amigables

Las URL amigables, son aquellas URL que contienen únicamente palabras, no incluyen números ni caracteres especiales.

Las palabras, suelen estar separadas por guiones medios (-)

También se consideran URL amigables, aquellas que poseen pocos niveles de estructura, es decir, que no se alargan demasiado indicándonos con demasiadas palabras en que sitio exacto de la web nos encontramos.

Estándares internacionales para URL amigables

Crear URL amigables para optimizar nuestros resultados en buscadores es muy sencillo, solo tenemos que intentar seguir los estándares impuestos por los principales organismos de estandarización de código.

Estas claves, también nos ayudaran a mejorar nuestro SEO. Veámoslas una a una:

  • URL cortas: Utiliza solo las palabras estrictamente necesarias para definir la URL, no añadas ningún extra que pienses que puede beneficiar al posicionamiento, en realidad no lo harán. Una buena definición concreta, será muy útil para el posicionamiento.
  • Utiliza minúsculas y caracteres alfanuméricos: Los caracteres alfanuméricos y las minúsculas se valoran muy por encima del resto de caracteres especiales, úsalos y conseguirás URL más eficientes.
  • Separa con guiones medios (-): Los guiones medios, son el único carácter especial que los buscadores interpretan como una separación entre palabras. El uso del guión bajo (_) hace que los buscadores interpreten ambas palabras como una sola, considerándola ilegible y por lo tanto “perjudicial” para el SEO.
  • Usa palabras relevantes: Es importante que las palabras que utilicemos para crear la URL sean lo más descriptivas posibles, dando una idea, cuanto mas concreta mejor, del contenido que los usuarios encontraran al entrar en esa dirección.

Cambiar de URL

Es muy normal, que a lo largo de la vida de tu página web o tienda, se generen cambios de nombre y de URL. Generalmente, esto se hace como un intento de mejorar las palabras que usamos en la dirección, optimizando los resultados que la URL nos puede aportar. Pero hay que tener cuidado, los cambios de nombre mal gestionados pueden llegar a generar lo que se conoce como “contenido duplicado”, que no es más que el mismo contenido pero con dos URL diferentes, la antigua y la nueva.

Este tipo de contenido no le gusta nada a Google, y lo penaliza severamente en su buscador. Para evitarlo, asegurate hacer el cambio haciendo las redirecciones 301 correctamente. No estaría de más que, una vez hayas terminado con todo el proceso de cambio de URL, te valgas de alguna herramienta que te facilite encontrar contenidos duplicados y borrar los que hayan podido surgir.

Certificado SSL

Hoy en día, tener un certificado SSL es algo fundamental si queremos aparecer en los primeros puestos de las páginas de buscadores.

Conseguir uno de estos certificados, supone cambiar nuestra URL de “http” a “https”, este pequeño cambio, se considera como cualquier otro cambio en nuestra dirección y por lo tanto, tendremos que llevar a cabo el mismo proceso y las mismas precauciones que si hiciéramos un cambio de palabras por nuestra cuenta.

Como hemos visto, crear una URL amigable no es un proceso difícil, pero si que requiere de nuestra atención en muchas cosas. Elegir las palabras correctas y no excedernos en su uso, evitar caracteres especiales y acortarla todo cuanto podamos, son los puntos más importantes a tener en cuenta. Todo eso contando con que puede que nuestra URL perfecta, ya este siendo usada por otra página y tengamos que buscar otra, capaz de competir con ella en igualdad de condiciones.

Todo ello sin perder de vista el objetivo final, que es ser encontrados y recordados de manera sencilla y sin esfuerzo.

Desde Kiory nos gustaría saber ¿Os cuesta mucho recordar la URL de vuestra página favorita? Dejadme vuestras respuestas en los comentarios. ^^

¡Comparte este post en tus redes sociales!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

shares