Kiory Stores

Guía de malas prácticas: Outbound marketing

INICIO / Marketing / Tienda online Guía de malas prácticas: Outbound marketing

La semana pasada ya os introduje en el tema del outbound marketing, hablamos sobre su definición y sobre su comparativa con el inbound marketing. Como se me quedaron muchas cosas en el tintero y creo que es un tema interesante, he creído que es buena idea continuar hablando sobre ello esta semana.

En este segundo y último post, por el momento, sobre el tema, hablaremos sobre los problemas con los que se puede encontrar el outbound marketing hoy en día y sobre algunas de las cosas que se deben evitar si se quiere realizar una buena campaña en condiciones. ¿Empezamos?

Problemas del outbound marketing

Como ya dijimos, el outbound marketing, de buenas a primeras y en los tiempos que corren, tiene las de perder en contra del inbound marketing, algo que pasa a raíz de muchos de los inconvenientes con los que se está topando en los últimos tiempos.

Los filtros de spam y de bloqueo de anuncios son cada vez más usados por los usuarios, haciendo que los anuncios del outbound marketing nunca lleguen a su destinatario final. Este hecho crea un gran impacto negativo en las campañas, ya que su eficiencia baja enormemente, agravando la ya de por si existente brecha entre la alta inversión y el bajo rendimiento que caracterizan este tipo de acciones.

Las empresas, están cada vez más acostumbradas a poder cuantificarlo todo, teniendo datos sobre el rendimiento de las inversiones (ROI), estadísticas sobre las visitas de la web y su segmentación, etc… En este escenario, no es de extrañar, que muchos prefieran las técnicas del inbound marketing, ya que nos permiten llevar a cabo todo ese tipo de seguimientos sin ningún problema. En el outbound marketing, cuantificar el ROI es extremadamente difícil, ya que apenas se tienen datos de la respuesta real de los consumidores a nuestros anuncios.

Lo más habitual hoy en día, es que aquellas empresas que aun usan técnicas de outbound marketing, las integren y complementen con estrategias de inbound marketing. La razón por la que el outbound marketing no ha muerto todavía, es la necesidad de llegar a cierto público que no esta familiarizado con las nuevas tecnologías, ni tampoco tiene interés en ella. Consumidores tradicionales a los que hay que llegar a través de campañas tradicionales, pero que con el tiempo desaparecerán, junto con este tipo de campañas.

4 Cosas que debes evitar en tu estrategia de outbound marketing

1.- Una inversión excesivamente elevada

La clave para controlar la inversión en las estrategias de outbound marketing son los objetivos y los plazos que te marques para cumplirlos. Cuantos más objetivos a cumplir, mayor será la inversión que necesitarás para hacerlo y cuanto más corto sea el plazo, más esfuerzos económicos tendrás que hacer para llegar a tiempo.

Lo cierto es, que cuanto más aumentamos la inversión, menos eficaz se hace llegando a duplicar y triplicar su coste inicial. Además, cuanto más amplio sea el target al que nos dirigimos, más costará conseguir el impacto que buscamos en los consumidores.

2.- No escuchar a los consumidores

Aunque no lo parezca, las campañas de outbound marketing se basan en métricas que reflejan los deseos de los compradores. El CPA, la tasa de rebote y los ROAS, no son más que métricas que analizan el éxito o fracaso de las estrategias, algo que deriva directamente de los deseos de los compradores.

Analizar los puntos comunes y arreglas los errores que podamos encontrar, nos ayudara a darle un nuevo enfoque a las campañas que estén por venir, algo que sin duda, nuestro público valorará.

3.- No segmentar

Aunque por definición el outbound marketing esté pensado para dirigirse de forma masiva al público, lo cierto es que hacerlo así sería un error. Hoy en día disponemos de datos suficientes como para poder segmentar mínimamente, incluso en una campaña de estas características.

Gracias a la información que las grandes empresas y portales recogen de los usuarios día a día (edad, sexo, intereses, ubicación, etc…) se nos permite hipersegmentar, es decir, mostrar nuestros anuncios a personas que por edad, sexo o intereses pueden ser más afines a nuestros productos. De esta manera, la tasa de respuesta será muy superior a la que conseguiríamos sin segmentar, evitando una gran tasa de rebote y aumentado la rentabilidad de nuestra inversión.

4.- No personalizar

Siguiendo el punto anterior, no es lo mismo presentar un anuncio a un adolescente que a una persona adulta. No personalizar el mensaje y la manera de transmitirlo es uno de los errores más comunes que se producen en el oubound marketing.

Aprovecha todos los datos que tengas y adapta el mensaje de tu campaña según el público al que vayas a dirigirte, de esa manera el mensaje calara más en ellos y llegara sin ningún problema.

Como hemos visto, la intrusividad del outbound marketing hace que los usuarios le pongan cada vez más difícil el conseguir sus objetivos. El generar campañas libres de errores, segmentando, personalizando y haciendo la inversión adecuada, puede ayudarnos a paliar el impacto de los bloqueadores de anuncios y la pasividad de los usuarios ante el bombardeo constante de publicidad.

Recuerda analizar tus métricas y escuchar lo que los usuarios te dicen a través de ellas para conseguir unos mejores resultados.

Desde Kiory nos gustaría saber ¿usáis bloqueadores de anuncios? ¿Por qué? Dejadnos vuestras respuestas en los comentarios. ^^

¡Comparte este post en tus redes sociales!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

shares