Kiory Stores

Qué es el cloaking y en qué casos esta permitido

INICIO / Contenidos / SEO Qué es el cloaking y en qué casos esta permitido

Primer post de Noviembre y empezamos el mes con algo que debemos evitar. Ya hemos hablado en alguna ocasión de black hat SEO, todas esas técnicas de SEO negativas que más que ayudarnos, juegan en nuestra contra. Si no conocéis el tema, os invito a que os paséis por nuestro post sobre ello, os ayudará a entender un poco mejor las cosas. Bien, hoy nos centraremos en una de esas técnicas de black hat SEO en concreto, el cloaking; aprenderemos que es, cómo identificarla y veremos en qué casos esta permitida por los buscadores y no es considerada como una técnica negativa y desleal. ¿Empezamos?

Qué es el cloaking

El cloaking, es una técnica de black hat SEO muy utilizada. Consiste en mostrar diferente contenido, dependiendo de quien lo busca, un usuario real o un robot de buscadores que se dedica a controlar los resultados de posicionamiento y las prácticas SEO.

Hace unos años, esta práctica era de las más efectivas, pero con el paso de los años y la mejora de los algoritmos a perdido mucha efectividad. Google penaliza muy seriamente estas páginas, ya que valora mucho el SEO natural y las buenas prácticas de posicionamiento.

Actualmente, son muy pocas las páginas que siguen usando esta técnica, cayendo este tipo de estrategias prácticamente en el desuso.

Cómo identificar el cloaking

Como ya he comentado, actualmente el cloaking es una técnica casi en desuso, pero es posible que algunas empresas que ofrecen servicios de SEO muy baratos todavía la usen. Sus buenos resultados iniciales y su facilidad a la hora de aplicarla, hacen que servicios fraudulentos, que simplemente buscan hacer dinero fácil, se aprovechen de ella.

En estos casos, suele ser el mismo Google quien da la voz de alarma. El gigantesco buscador usa dos bots destinados a evitar este tipo de prácticas: deepbot y freshbot. El primero se encarga de visitar cada día las webs y de seguir todos sus enlaces, tanto internos como externos, y el segundo se dedica a visitar todas aquellas páginas que suelen actualizar habitualmente su contenido, en busca de nueva información útil para los usuarios.

Si uno de estos dos bots, detecta que una página esta utilizando prácticas fraudulentas, Google suele penalizarla y avisar al usuario. En los casos más extremos puede llegar a bloquear el contenido y borrar por completo la página de sus búquedas.

Cloaking permitido

Igual que evolucionan los algoritmos y los métodos para destapar todo tipo de técnicas de black hat SEO, también evolucionan las normas dentro del SEO. Existen ciertos casos especiales que hasta hace unos años se consideraba cloaking, pero que ahora está permitido y bien visto por los buscadores. Veamos uno a uno los tres casos concretos:

  • Geolocalización: El mejor ejemplo sobre este caso es el mismo Google. Dependiendo del país desde el que abramos el buscador, la página que se nos mostrará será diferente. Por ejemplo, en España, si entramos en Google, el buscador directamente no redirige ha Google.es. Esto se hace para mejorar la experiencia de los usuarios, ya que la página busca adaptarse mejor a las necesidades de los usuarios de cada localización.

    No se considera una omisión de contenido sino una mejora de la experiencia.

  • Reescritura de URL mediante coockies: Consiste en ahorrar al usuario el paso por algunas páginas que técnicamente son innecesarias. Un ejemplo serian las pantallas de logueo de blogs, foros, zonas de usuario, etc… La URL se reescribe automáticamente, llevando al usuario hasta la página de inicio de la página en cuestión, evitando la pantalla de logueo.

    De esta manera, ahorramos pasos innecesarios al usuario, que llega directamente a la página a la que desea acceder.

  • Sustitución de secuencias con comando de JAVA: Hay ocasiones en las que el javascript que muestra la información de la página no es compatible, en ese caso, se reescribe uno de los comandos mostrando la información en una nueva página. Aunque técnicamente sea una práctica de cloaking, esta es utilizada en beneficio del usuario, ya que de otra manera no podría acceder a la información. Es por eso que Google saco de la lista negra este tipo de acciones.

A parte de estos tres casos concretos, el resto de supuestos en los que el contenido mostrado es diferente según quien lo busque, se considera una práctica de balck hat SEO y si Google lo detecta lo penalizará como tal.

Como hemos visto, a pesar de que el cloaking sea una práctica en desuso, aun es posible encontrarla hoy en día, algo contra lo que los buscadores luchan a diario.

Su uso no es nada recomendable, aunque como en todo, existen excepciones.

Desde Kiory nos gustaría saber ¿alguna vez habéis usado cloaking? Dejadnos vuestras respuestas en los comentarios. ^^

¡Comparte este post en tus redes sociales!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

shares